Ir diréctamente al contenido

REPENSANDO EL LIDERAZGO

Fecha de publicación 31/10/2017

Orlando Clua de la Torre, Master Coach en OCLÚA Consultores y Coordinador de la Maestría en Desarrollo del Capital Humano en la Universidad Anáhuac México.

ADIÓS AL PASADO

Es hora de cambiar radicalmente la manera de pensar acerca de los negocios. Todo plan que se haga en los negocios debe incluir las respuestas a tres preguntas:

¿Cuál es el juego en el que estamos? ¿Hacia dónde va? Y ¿Cómo podemos ganar dinero y destacar en él? Estas preguntas llegan al fondo de la razón de ser de las empresas. Sin embargo, por increíble que parezca, son muchas las organizaciones actuales en las cuales rara vez se hacen esas preguntas, y menos son las que les dedican tiempo para responderlas en forma adecuada.

Muchas personas han ido quedando estancadas por prácticas y hábitos disfuncionales que suelen nublar la realidad actual en vez de esclarecerla. Aunque muchas personas y negocios han tenido éxito en el pasado, su número se reducirá notablemente en el futuro, puesto que el entorno de los negocios cada día es más implacable con los errores.

 

La forma como se hacían las cosas en el pasado no funciona en una época de cambios acelerados, incertidumbre, volatilidad, hipercompetencia, precios cada vez más bajos y márgenes de utilidad cada vez más reducidos. Las habilidades, las prácticas y las conductas que distinguen el éxito del fracaso pueden resumirse en: buen contacto con la realidad, adaptación, apertura y flexibilidad en la forma de hacer las cosas.

De hecho, muchas prácticas de gestión que hace 10 años podrían haberse visto como radicales, hoy están integradas a la práctica diaria de muchas organizaciones.

Revisemos algunos ejemplos:

♦  Hoy en día, los equipos tienen capacidad para organizarse por sí mismos y llevar a cabo la mayoría de los trabajos sin la aprobación del jefe.

♦  Los empleados de las fábricas se encargan de supervisar su trabajo para hacerlo con calidad, sin una cantidad amplia de supervisores.

♦  Los seguidores evalúan a sus jefes en encuestas 360º.

♦  Se considera a los proveedores como parte de la organización de productores y se les tiene en cuenta a la hora de hacer planes y tomar decisiones con una filosofía en las relaciones de GANAR – GANAR.

♦  El personal de ventas pueden tomar decisiones sobre el servicio al cliente, que antes estaban centralizadas y requerían dos niveles de aprobación.

Afrontar la realidad es reconocer el mundo tal como es y no como se desea que sea, y tener la valentía para hacer lo que debe hacerse y no lo que se desea hacer.

Las organizaciones ganadoras serán aquellas en las cuales los líderes exijan realismo y desarrollen sistemas en donde la información fluya libremente. Esto implica que conformar una cultura de realidad debe ser una prioridad del líder. El realismo comienza por el líder, teniendo una actitud abierta para conocer las realidades de su mundo organizacional.

 

¿QUÉ HACER CON LOS LÍDERES?

Jano, la antigüa deidad romana, representado a menudo con dos caras – una para mirar al pasado y otra para mirar al futuro – es mi idea de lo que es un líder en la actualidad. La pregunta continua que un líder debe realizarse es: ¿Qué debe cambiarse y qué debe permanecer? Pero,  para hacer esto con objetividad, debe de salir de cinco hábitos que los desconectan de la realidad.

 

 - 1 -

 

En nuestra práctica profesional nos encontramos con estos:

 

A)   Filtración de la información: Es probable que solo reciban información de otros que tienen su mismo punto de vista. La realidad llega filtrada a través de las distintas capas de la gerencia.

B)   Selectividad para oír: Los líderes se tornan selectivos para escuchar casi siempre por nociones  preconcebidas  o  experiencias del  pasado (miradas con  el  espejo retrovisor  y la arrogancia del éxito), y el hecho de negarse a afrontar el problema por no ver la solución.

C)   Ideas mágicas: Expectativas sin ningún sustento de acciones que las generen. Ejemplo de ellas son “Tenemos a los mejores y ellos se encargarán”, “Siempre hemos salido avante haciendo más esfuerzo”. Sueños que se romperán en algún tiempo.

D)   Miedo: Si el estilo del líder es de miedo, nadie cometerá errores, pero tampoco harán nada que salga de lo rutinario y seguro. Por lo tanto, la organización no se mueve.

E)   No entender los nuevos roles del líder: A veces, nuestros líderes no han hecho el cambio que se demanda en sus Mapas Mentales para alcanzar los resultados que se requieren, aquí presento los cambios más relevantes que deben hacerse:

 

DE

 

Especialista

Analista

Operativo

Guerrero

Solucionador de Problemas

A

 

Generalista

Integrador de Equipos

Estratega

Negociador

Visionario

 

Existe una constante en estos nuevos roles del liderazgo: Integrar personas con una visión y metas comunes, impulsarlos y energetizarlos, ver el panorama completo afuera y adentro, así como desarrollar alianzas y verificar avances del camino en donde transitamos.

                                                                                                         

UNA REFLEXIÓN FINAL

Los líderes tienen su momento. No hay líderes para todas las etapas y tiempos,  llega su momento para ser y tomar el reto, pero también para dejar de ser y retirarse a otros proyectos.

Esto no está necesariamente ligado a la cronología, es un tema de sincronización entre la etapa del negocio, de la industria, del mercado y de la competencia.

El asunto es que, los líderes tienen habilidades y limitaciones que no necesariamente van de acuerdo con lo que el negocio demanda en esa etapa.

No es igual un negocio que arranca, que tiene retos de ventas y flujo de efectivo, a un negocio maduro que pierde energía con obstáculos de rigidez, estancamiento y feudos de poder.

No es igual la conducta que se requiere en una industria que va hacia arriba y que crece a ritmo acelerado, con tecnología y sistemas de información, a una madura.

No es igual la astucia y el empuje que se necesitan para detectar oportunidades, que administrar un negocio complejo con base en sistemas de inteligencia.

El éxito radica en cómo se liderea la tensión entre el enfoque y la flexibilidad. No porque un líder logra resultados en un momento dado, asegura que los seguirá alcanzando en el futuro.

 

 - 2 -

 

Los organismos, personas, empresas, sistemas y hasta una buena película de cine requieren del golpeteo y la acción para que interesen y sean éxitos de taquilla. ¿Qué sería de David sin Goliat? ¿Qué sería de Batman sin el Guasón? ¿Luke Skywalker sin Darth Vader? ¿El Hombre Araña sin el Dr. Pulpo? ¿A dónde va a dar una empresa sin competencia?

Una entidad viva, persona o empresa se crece ante el ataque. Reacciona gracias a que la golpeen y estresen. La amenaza de extinción, la pérdida y la derrota son grandes motivadores de movimiento y acción. Es contra el viento que crece el espíritu, es contra el problema que se da el autoanálisis. Es en el límite de la tolerancia y muy lejos de la zona de confort donde se descubre la verdadera esencia, las habilidades, los recursos no explotados y las características personales escondidas. Nos descubrimos con base a la referencia externa. La introspección requiere de eventos que nos confronten. ¿Cómo saber de lo que soy capaz si no me retan?

Estamos creados para la lucha y el reto. Como si tuviéramos un espíritu equipado para una realidad más primaria, más salvaje, más complicada. Una que nos obliga a estar siempre a la expectativa y anticipando las próximas amenazas y retos, pero el enemigo es a veces la comodidad excesiva y es ahí donde acabamos con un superávit de energía, generándonos un agobiante vacío que buscamos aplacar con base en la gula y/o la intoxicación. También somos expertos en inventarnos dramas con tal de ocupar, aunque sea de manera ilusoria, ese exceso de energía.

La capacidad ociosa fomenta el desperdicio de recursos y la autodestrucción. En estadísticas, las tasas de suicidio durante las dos guerras mundiales disminuyeron. Por el contrario, los grandes aumentos en las tasas de suicidio se observaron durante la Gran Depresión y en los años 50 y 60 (Thomas y Gunnel, Oxford, Journals ). Es que en la guerra no hay espacio para deprimirse, ni para evadirse; la guerra enfoca y genera energía para luchar y triunfar.

Pensemos en estos casos:

*         El que tiene fama y estrellato, lo que parece estar más a la mano es la depresión o el fracaso. Recuerde a Lindsey Lohan, Michael Jackson, Britney Spears, Lance Armstrong, Oscar Pistorius y Amy Winehouse, entre otros.

*         El que fue sobreprotegido de niño y no lo desarrollaron para luchar y conquistar el entorno. Confucio solía decir que la buena formación siempre incluye algo de hambre y algo de frío.

*         La organización que nace y crece subsidiada acaba por hacerse lenta y prepotente, generando exceso de gastos y poca utilidad.

Las definiciones se dan en la lucha de los contrarios, como una pila que gracias a su polo positivo y negativo genera energía, así la tensión y la lucha generan el desarrollo de nuestros talentos y el rompimiento de nuestros límites.

Llegar a la meta sin ponerse una nueva es iniciar el principio del fin. No se puede descansar ni pensar que “ya la hicimos” ni se puede dejar de mantener la exigencia. El éxito y el fracaso permanente no existen porque todo cambia, todo depende de nuestro manejo de realidades difíciles, con energía, pasión y dominio personal. El gran reto del líder en la época actual.

Estos conceptos se analizan con profundidad en la Maestría de Desarrollo de Capital Humano de la Universidad Anáhuac México Campus Norte.

Ingreso de usuarios

Recordar contraseña |  Ingresa CV

Registre su empresa en el Portal de Empleo

Artículos de Interés

REPENSANDO EL LIDERAZGO

Orlando Clua de la Torre, Master Coach en OCLÚA Consultores y Coordinador de la Maestría en Desarrollo del Capital Humano en la Universidad Anáhuac México.

Leer artículo completo

Ver todos los artículos

Universidad Anáhuac México Sur.

Ir directamente al inicio de esta página